Información importante sobre cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. OK | Más información

900 11 21 21

L-J 9:00 - 19:00
V 9:00 - 15:00

Leónida Jiménez Ayala, alumna de Fontanería: “Formarme me ha ayudado a encontrar un trabajo que me gusta mucho”

Después de trabajar durante años cuidando personas mayores para sacar adelante a su familia, esta alumna se ha formado en el sector de la construcción y, a sus 39 años de edad, ha encontrado empleo como fontanera en Palma

Interview

Leónida Antonia Jiménez Ayala llegó a España en 2004 desde Paraguay. Tras más de diez años cuidando a personas mayores, un día se lanzó a estudiar un Certificado Profesionalidad de nivel 1 en Fontanería, en el Centro de Formación de Palma, en Mallorca. Sin experiencia previa en el sector, y a pesar de las dificultades a las que ha tenido que hacer frente durante su formación, Leónida ha conseguido, a sus 39 años de edad, un contrato en un trabajo en el que no para de aprender.

PREGUNTA.- ¿Por qué te inscribiste en el curso de Fontanería? ¿Tenías experiencia previa en el sector?

RESPUESTA.- Para nada. Soy de Paraguay, llevo aquí desde el año 2004 y siempre he trabajado cuidando a niños y a personas mayores, y en la limpieza. No tenía ninguna experiencia previa con la construcción, aunque desde siempre había querido estudiar fontanería o electricidad. Yo no tenía estudios, pero como para poder trabajar siempre te piden formación, me puse a estudiar.

P.- ¿Qué recuerdo guardas de tu paso por el curso? ¿Qué módulo te pareció más interesante?

R.- Me gustó mucho el curso, en especial, el módulo de Fontanería. Si tuviera que volverlo a hacer, lo repetiría. Me he sentido muy bien. Yo pensaba que iban a hacer diferencias entre chicos y chicas. De hecho, fui la única chica de la clase, pero todo fue muy bien; mis compañeros me trataron como a una más.

P.- ¿Realizaste prácticas con el curso? ¿Cómo te viste desempeñando el trabajo?

R.- Al principio no me veía capaz de hacer el trabajo, porque era algo que no había tocado nunca hasta que empecé a estudiar. Pero si había llegado tan lejos, que he venido desde Paraguay hasta España, yo podía hacerlo. Y así fue. Después los días pasaban volando en las prácticas, y lo que ha durado, me sabe a poco.

P.- ¿Dudaste en algún momento en lanzarte a este sector por ser mujer?

R.- No, en ningún momento. Cuando fui a apuntarme, un chico me preguntó qué estaba haciendo yo allí, en un curso de fontanería. Me preguntó que si estaba esperando a mi marido, y yo le respondí que el curso era para mí. Cuando lo tuve enfrente en el curso, le recordé lo que me había dicho, y me dijo que no se esperaba ver a una mujer allí. Pero en ningún momento tuve ninguna duda de dejarlo por esto. Todo lo contrario, si puedo hacer más cursos, o una formación en la Fundación que me vaya bien para tener salidas e incorporarme al sector, lo haré encantada. Ahora estaba mirando el curso de Carretilla eveladora. No descarto seguir formándome.

P.- Tuviste una serie de problemas personales para hacer frente al curso, ¿cómo los afrontaste?

R.- Tuve problemas personales de muchos tipos durante el curso. Fue un poco duro, pero un bache lo tiene cualquiera. Mónica, que es orientadora en el Centro de Palma, me recomendó acudir a Cruz Roja para poder recibir algún tipo de ayuda, y más tarde tuve la ayuda de una asistenta social.

P.- ¿No pensaste en dejar el curso por ello?

R.- Muchas veces, pero me habían dado una oportunidad que no podía desaprovechar. Yo veía una salida en la Fundación. De hecho, nunca he faltado a las clases ni nada. Formarme me ha ayudado a encontrar un trabajo que me gusta mucho. No me arrepiento para nada de haber hecho el curso.

P.- ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo como fontanera?

R.- En mi día a día hago labores de fontanería. No te podría decir lo que más me gusta aunque, sobre todo, me encanta aprender. Intento hacer lo que hacen mis compañeros y quedarme con todos los conocimientos. Voy aprendiendo poco a poco.

P.- ¿Hay alguna mujer más en la empresa en la que estás?

R.- No he coincidido con más mujeres ni en el curso ni en el trabajo. Sin ir más lejos, hoy en una obra me han preguntado qué hacía yo allí. Me han pedido la documentación y me han preguntado si estaba haciendo prácticas. No se creían que fuera fontanera.

P.- ¿Por qué crees que las mujeres no se animan más a formar parte del sector?

R.- He hablado con algunas mujeres y me han dicho que estoy loca por estudiar Fontanería. Me dicen que es una cosa de chicos. Yo creo que da igual, porque en realidad estamos en igualdad de condiciones.

P.- ¿Te arrepientes de no haberte lanzado antes a trabajar en la construcción?

R.- No, porque lo veía imposible. Tengo un hijo de 21 años, y mi vida ha estado dedicada a estar pendiente de él, a ganar dinero para mantenerlo. Antes que en formarme, pensaba en trabajar para que a mi hijo no le faltara de nada. Ahora ya que mi hijo está formado y tiene su trabajo, he podido empezar mi formación.

P.- ¿Cómo crees que va a evolucionar el sector en los próximos años?

R.- Hay algunas mujeres que se frenan a sí mismas. Se dicen que no pueden. Yo antes hacía limpieza por horas, pero esto me compensa más. Yo no volvería atrás ahora, pienso seguir trabajando en esto mientras pueda.

P.- ¿Qué le dirías a una chica joven que se plantea meterse en el sector de la construcción?

R.- Cuando hablo con alguna mujer le digo: - “¿Por qué no pruebas? Te va a gustar.” Yo no pensaba que este oficio me iba a gustar tanto. Yo me lo paso bien trabajando.

P.- Me dijiste el otro día que tu paso por la Fundación te había cambiado la vida…

R.- La Fundación Laboral me ha cambiado la vida por la formación que me ha dado y la posibilidad de estudiar el curso. Además, Mónica, del Centro de Palma, me dijo dónde ir cuando le hablé de mi situación personal. Pero me cambió la vida, sí. Fue lo mejor que me ha pasado, después de los dos hijos que tengo.

P.- ¿Cómo ves el futuro de la construcción? ¿Ves gente joven en la obra?

R.- No he trabajado con tanta gente joven. Sobre todo, coincido con gente de 45 años para arriba. En la obra a la que he ido hoy había más de veinte personas trabajando y ninguna tenía menos de unos 40 años. En el curso sí coincidí con cuatro jóvenes: un chico de 19 y otros tres que rondaban los 30, pero nadie más.

Subscribe free to our weekly newsletters .

=

CLÁUSULA DE PROTECCIÓN DE DATOS:

  • Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN LABORAL DE LA CONSTRUCCIÓN.
  • Finalidad del tratamiento: mantener al usuario informado sobre la actualidad de la FUNDACIÓN LABORAL DE LA CONSTRUCCIÓN y del sector de la construcción.
  • Legitimación: consentimiento del interesado.
  • Destinatarios: Sus datos no van a ser cedidos a terceros, salvo que exista una obligación legal. Sólo podrán ser tratados por colaboradores de la FUNDACIÓN LABORAL DE LA CONSTRUCCIÓN para la gestión de sus sitios web.
  • Derechos de los usuarios: ejercicio gratuito de derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación del tratamiento y portabilidad de los datos tal y como se describe en la información adicional. Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en el siguiente enlace.

I read and accept the privacy policy

For not receive the newsletter you can unsubscribe HERE