Información importante sobre cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. OK | Más información

900 11 21 21

L-J 9:00 - 19:00
V 9:00 - 15:00

Miriam Turrientes: “El primer día de clase lloré al ver que era la única mujer y que nadie me hablaba; ahora sólo quiero trabajar en esto"

Sin conocer el sector, y siendo la única chica de su clase, Miriam obtuvo el año pasado el Grado Medio de Técnico de Excavaciones y Sondeos en el Centro de Formación de Huarte (Navarra). Mientras se forma y trabaja, espera encontrar un empleo para poder trabajar en la obra

Entrevista

Con 16 años, Miriam Turrientes decidió no seguir con sus estudios de Bachillerato y se lanzó a formarse en el sector de la construcción a través del ciclo de Grado Medio de Técnico de Excavaciones y Sondeos, en el Centro de la Fundación Laboral en Huarte (Navarra). Sin conocer el sector, y a pesar de los miedos iniciales, esta joven superó el ciclo de Formación Profesional y busca hacerse un hueco en el sector. Para ello, se sigue formando al tiempo que busca un trabajo que le permita seguir unida al mundo de la maquinaria.  

PREGUNTA.- ¿Cómo conociste el ciclo de Grado Medio de la Fundación Laboral?

RESPUESTA.- La verdad es que me apunté por probar. Yo no me veía haciendo bachillerato ni en la universidad. No soy una buena estudiante, y esto de la maquinaria me llamaba la atención. Entonces, un amigo del pueblo me habló de este curso y pensé en intentarlo. Y al final me ha gustado.

P.- ¿Dudaste en algún momento de lanzarte a este sector por ser mujer?

R.- Sí, claro que dudé. Al principio era una cosa que me daba igual, pero me asusté cuando llegué al curso y me dijeron que era la única chica del Centro. Eso me daba un poco de miedo.

P.- ¿Cómo fue tu primer día en el curso?

R.- Me puse a llorar. Llegué y nadie me hablaba, veía todo como un mundo de hombres. El primer día me quería ir a mi casa, sentía que me miraban como a un bicho raro. Pero me hice mi hueco y luego ya todo salió bien, aunquela primera impresión fue muy mala. Poco a poco nos hicimos todos amigos y terminamos el curso muy unidos. Todavía seguimos hablando.

P.- ¿Qué fue lo que te pareció más interesante?

R.- A mí me gustó mucho el trabajo con las máquinas, llevar las excavadoras, aprender sobre los motores… Todo eso me pareció súper bonito. Es verdad que también era la primera vez que conducía, y el primer día estaba aterrorizada por coger la máquina, y todavía me da un poco de respeto, pero se me da bien.

P.- ¿Qué es lo mejor que te llevaste de tu paso por el curso?

R.- A mí me ha marcado la experiencia de ver que esto es lo que me gusta y que ahora solo quiero encontrar un oficio en este campo. También la gente que conocí allí, tenemos muy buena relación.

P.- ¿Por qué crees que no se animan más chicas a hacer este tipo de cursos?

R.- Yo creo que desde pequeñas nos enseñan a dedicarnos a las mismas cosas. Luego todas elegimos ser peluqueras, médicas… Pienso que desde Primaria se debería animar a las chicas a hacer lo que quisieran, o que al menos se les diga que pueden hacer lo mismo que los chicos.

P.- ¿Cómo te imaginabas el sector de la construcción antes de empezar el curso? ¿Se ajusta a la idea que tenías?

R.- Yo me imaginaba esto lleno de hombres de cuarenta años, y que yo iba a durar dos días. Me lo esperaba también un poco más difícil, pensaba que me iba a costar más pillarle el truco a la máquina, pero luego, con la práctica, no hubo problema. En realidad, en este oficio da igual que seas chico o chica. Incluso se me da mejor a mí que a algunos chicos. Es más, mi profesor me dijo que a lo mejor se nos da mejor a nosotras porque tenemos más “mano”, no se trata de emplear la fuerza bruta.

P.- ¿Pensaste alguna vez en dejar el curso?

R.- Muchas veces, sobre todo cuando había un día que hacía algo mal. Al llegar a casa pensaba que esto no era para mí. Luego, al día siguiente, lo intentaba y lo mejoraba. Ahora no me arrepiento para nada de haber hecho el Grado Medio y, si pudiera, lo haría otra vez.

P.- También participaste en el programa Erasmus+ durante tu formación. ¿Cómo fue esta experiencia?

R.- Estuvo bastante bien. Yo estuve en Vicenza, en Italia y, durante dos semanas, vimos cómo trabajan en otro sitio e hicimos muchas cosas: pudimos utilizar las grúas, visitamos una cantera, una fábrica de excavadoras de Komatsu... Pero también reconozco que echaba de menos mi casa.

P.- ¿Hiciste prácticas en alguna empresa? ¿Cómo fue la experiencia?

R.- Hice prácticas en dos empresas de aquí. Yo iba siempre asustada, pero salió todo muy bien. Me enseñaron mucho y me trataron genial. En una de ellas no me dejaban bajarme de la máquina, y estaba todo el día montada en la excavadora, así que aprendí mucho.

P.- ¿No buscaste trabajo al terminar tus estudios de Grado Medio?

R.- Mi intención al acabar el Grado Medio era estudiar el Grado Superior de Edificación y Obra Civil pero, después de un año, he decidido dejarlo e irme a la obra a trabajar ya. El Grado Superior es totalmente distinto: tienes que estudiar, hacer planos… Pensé que no era para mí. Yo prefiero la maquinaria, estar en la calle, haga frío o calor.

P.- ¿Estás en búsqueda activa de trabajo?

R.- Me han estado saliendo cosillas ajenas a la construcción, pero ahora quiero dedicarme a lo que he estudiado. He empezado a echar currículums en las empresas de la zona porque, de mis antiguos compañeros, todos menos dos han encontrado trabajo. Ahora voy a empezar un curso de operador de carretilla, ya que es algo que está relacionado con lo que me gusta, para ver si tengo suerte. Yo quiero trabajar en la obra.

P.- ¿Crees que va a haber cada vez más mujeres en el sector?

R.- Creo que todavía va a costar que haya mujeres en el sector, pero en un futuro no lo descarto. En mi pueblo hay una cantera y hay muchas mujeres que están interesadas en trabajar allí. Pero cuesta un poco por la educación que recibes desde pequeño, que piensas que eso no es para ti, pero hasta que no pruebas... Yo intento animar a mis amigas a que prueben, que lo intenten.

P.- ¿Qué le dirías a una chica que se plantea meterse en el sector de la construcción?

R.- Yo le diría que lo intente sin dudarlo. Si yo pude, ella puede de sobra. Es verdad que parece un sector masculino, pero para nada. Una vez que coges el truquillo al trabajo, estás súper a gusto. 

Subscrigui’s gratuïtament al nostre butlletí setmanal de notícies. .

=

CLÁUSULA DE PROTECCIÓN DE DATOS:

  • Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN LABORAL DE LA CONSTRUCCIÓN.
  • Finalidad del tratamiento: mantener al usuario informado sobre la actualidad de la FUNDACIÓN LABORAL DE LA CONSTRUCCIÓN y del sector de la construcción.
  • Legitimación: consentimiento del interesado.
  • Destinatarios: Sus datos no van a ser cedidos a terceros, salvo que exista una obligación legal. Sólo podrán ser tratados por colaboradores de la FUNDACIÓN LABORAL DE LA CONSTRUCCIÓN para la gestión de sus sitios web.
  • Derechos de los usuarios: ejercicio gratuito de derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación del tratamiento y portabilidad de los datos tal y como se describe en la información adicional. Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en el siguiente enlace.

He llegit i accepto la clàusula de protecció de dades del Butlletí

Per no tornar a rebre el butlletí pots donar-te de baixa AQUÍ