Información importante sobre cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. OK | Más información

900 11 21 21

L-J 9:00 - 19:00
V 9:00 - 15:00

Erasmus para todos: cinco millones de personas tendrán la oportunidad de estudiar y hacer prácticas en otro país hasta el año 2020

La Unión Europea ha previsto un presupuesto total de 19.000 millones de euros para el Programa Erasmus+, con el objetivo de que los más jóvenes mejoren sus perspectivas laborales

Reportaje

Ya no hay obstáculos para ser 'un Erasmus' -ni por estudios ni por edad- e impregnarse del espíritu viajero de Erasmo de Róterdam (1446-1536), humanista, teólogo y escritor neerlandés que, hace más de cinco siglos, fue ampliando su formación a través de estancias en Italia, Países Bajos, Alemania, Bélgica, Francia o Inglaterra.

Hasta cinco millones de personas podrían tener la oportunidad de recibir formación y hacer prácticas en otro país, entre 2014 y 2020, de los que casi tres millones de estudiantes procederían de educación superior y de Formación Profesional.

El Programa Erasmus para todos contempla proyectos de movilidad que abarcan distintos niveles educativos –escolar, Formación Profesional, enseñanza superior y formación de personas adultas-. Este programa de educación, formación y juventud de la Unión Europea (UE), propuesto por la Comisión Europea (CE), se impregna de los objetivos de formación, empleo y crecimiento económico del horizonte Europa 2020.

Mejores perspectivas laborales

Según el Observatorio de la Educación y la Formación 2015, que publica cada año la Comisión Europea, las personas que realizan una beca Erasmus disfrutan de mejores perspectivas en el mercado laboral. Asimismo, este informe destaca que, además de la ampliación de conocimientos académicos y de idiomas, otra de las ventajas de estudiar en el extranjero es el aprendizaje de habilidades transversales como la comunicación, la resolución de problemas y el espíritu emprendedor. Aspectos todos ellos que contribuyen a la mejora del futuro profesional y el desarrollo personal de los estudiantes.

Por otra parte, el informe titulado The Erasmus Impact Study September 2014 de la UE indica que los empleadores buscan en sus futuros trabajadores otro tipo de habilidades, además del conocimiento propio de su campo (91%). Aunque el 64% de los empleadores considera importante la experiencia para el reclutamiento, el 92% valora las habilidades transversales tales como apertura, curiosidad, desafíos, resolución de problemas y habilidades para la toma de decisiones, así como confianza, tolerancia hacia otros valores personales y comportamientos respetuosos.

Francia y España, impulsores del espíritu viajero

Fue en 1987 cuando se puso en marcha el European Region Action Scheme for the Mobility of the University Students (Erasmus), de la mano de Jacques Delors y Manuel Marín -presidente y vicepresidente respectivamente, de la CE de aquel entonces-. En los inicios del programa, liderado por Francia y España y aprobado por Decisión del Consejo Europeo de 15 de junio de 1987, participaron doce países europeos. España se estrenó con una primera tanda de 95 estudiantes.

Hoy participan los 28 países miembros de la UE -Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rumanía y Suecia-, junto con la ex república yugoslava de Macedonia, Islandia, Liechtenstein, Noruega, Suiza y Turquía.

2007, año del Programa de Aprendizaje Permanente

Aunque en 1995 hubo una profunda restructuración de los programas europeos de educación, no es hasta el año 2007 cuando se establece el Programa de Aprendizaje Permanente, por Decisión del Parlamento Europeo y del Consejo de 15 de noviembre de 2006, con el que se incorporan nuevas acciones de movilidad de estudiantes para prácticas en empresas (hasta entonces gestionadas por el programa Leonardo da Vinci). Por primera vez participan en los Erasmus los centros de Formación Profesional de grado superior.

Pero, sin duda, el cambio globalizador ha sido el dado en 2014, con el Programa “Erasmus para todos”, que aúna todos los niveles educativos y comprende los programas europeos anteriormente ejecutados: de Aprendizaje Permanente -Leonardo da Vinci, dirigido a estudiantes, profesores y formadores de Formación Profesional; y Grundtvig, dirigido al ámbito del aprendizaje de adultos, entre otros-, y de educación superior internacional -Mundus, Tempus, Alfa, Edulink y programas bilaterales-.

Sello Erasmus+ de la Fundación Laboral de la Construcción

La Fundación Laboral de la Construcción forma parte del Programa Erasmus+, tanto con el envío de estudiantes y formadores de los centros de Formación Profesional de algunos de sus Consejos Territoriales, como con la acogida de alumnos de FP de otros países.

Durante 2016, un total de 20 alumnos y cuatro docentes de los centros de FP de los Consejos Territoriales de Cantabria y Aragón han disfrutado de una beca Erasmus+ para ampliar sus conocimientos y realizar prácticas, en las ciudades italianas de Bari y Bolonia. Y para la primavera de 2017, otro grupo de 15 estudiantes partirá a Vicenza.

Respecto a los alumnos acogidos por la Fundación Laboral de la Construcción, la entidad paritaria ha hecho de anfitrión formativo y puente con empresas españolas para la ejecución de prácticas de estudiantes extranjeros con 104 estudiantes y 11 formadores, procedentes de Italia -Centro Edile per la Sicurezza e la Formazione y Centro Edile Andrea Palladio-, Portugal -Centro de Formação Profissional da Indústria da Construção Civil e Obras Públicas do Sul (Cenfic)-, Francia -Comité de Concertation et de Coordination de l'Apprentissage du Bâtiment et des Travaux Publics (CCCA-BTP)- y Finlandia -Sataedu Satakunta Educational Federation (Sataedu)-.

Para 2017 y 2018, la Fundación Laboral de la Construcción prevé recibir al menos otros tres grupos de unos 30 alumnos y 20 gestores de formación, procedentes de Francia y Portugal. Asimismo, el próximo año enviará a 20 trabajadores de la Fundación a Francia para aprender del sistema de formacion en alternancia con el empleo (FP Dual).

De la rama de los Negocios a la Construcción: de Finlandia a España

Janni Christiina Kujansuu es una joven finlandesa de 19 años que decidió venir a España para realizar un mes de prácticas, por medio de una beca Erasmus+, a través de la Fundación Laboral de la Construcción. Cursa tercero de FP en Construcción en uno de los centros pertenecientes a Sataedu (Finlandia) y ha estado en Madrid un mes, junto con Bartlomiej Chyzynsk -otro alumno finlandés-, haciendo prácticas de albañilería en el Polideportivo de Vicálvaro.

Aunque la FP que empezó era de Negocios, la idea de trabajar “sentada delante de un ordenador” no le atrajo lo más mínimo y decidió cambiarse a algo más “dinámico y manual”. En su escuela también había FP en Construcción y, sin pensárselo dos veces, se lanzó a probar.

Sus inicios fueron muy duros, puesto que era la única mujer de su clase y, durante el primer año, sus compañeros no le dirigieron la palabra: “No fue hasta el siguiente curso, cuando vieron que me interesaba y me quedaba, cuando me empezaron a hacer caso; ahora son muy majos”, explica Kujansuu. Aun así, todavía tiene que escuchar de sus compañeros más mayores que le digan que “debería estar de camarera, sirviendo cafés y sándwiches”, comentarios ante los que esta tímida joven perdería su habitual calma para defenderse.

De su experiencia en España, Janni Christiina Kujansuu destaca que ha podido trabajar con materiales que no conocía y aprender procesos de construcción distintos de los que, hasta ahora, le habían enseñado en su escuela. La simple instalación de una puerta ha sido una tarea que les ha traído de cabeza a ella y a su compañero durante sus cuatro semanas de prácticas. “Entre el idioma y algunas de las herramientas que no sabíamos cómo se utilizaban, no conseguimos poner la puerta hasta la cuarta vez; había momentos en los que nos daba un ataque de risa”, cuenta esta estudiante.

Entre los aspectos a mejorar de la experiencia, Kujansuu resalta el idioma: “Me hubiera gustado que más personas hablaran inglés -comenta-, aunque los españoles son gente divertida, amable y se esfuerzan mucho por hacerse entender; tratan de comunicarse sea como sea”. Por otro lado, agradece el apoyo constante de la Fundación Laboral de la Construcción: “Nos han ayudado mucho y estaban ahí para cualquier necesidad que surgiera”.

Janni Christiina Kujansuu se graduará en mayo de 2017 y, aunque aún no sabe si se dedicará a la construcción cuando finalice sus estudios, piensa que “es importante saber realizar trabajos de construcción para la vida”. Su padre, constructor de profesión, la apoyó desde el principio de su decisión y le advirtió de que “se iba a convertir en la mejor”, un deseo que estamos seguros se cumplirá.

Suscríbete gratis a nuestro boletín semanal de noticias.

=

He leído y acepto la cláusula de protección de datos del Boletín

Para no volver a recibir el boletín puedes darte de baja AQUÍ